Sin ropa de abrigo, atrapados en coches sin batería... al menos 21 muertos por la ola de frío en EE.UU.