Tensión entre Sánchez y Díaz pese a las promesas de juego limpio