Aparcar, asignatura pendiente de los conductores europeos