El Papa llama a la Iglesia a "purificarse" a través de la penitencia