Pakistán vincula el aumento de los ataques de la OTAN con la alerta por posibles atentados en Europa