Schumacher mantiene los ojos abiertos y se comunica con gestos de cabeza