Tombili, el gato más relajado del mundo, ya tiene una estatua en su honor