Gadafi enseña su cara más cruel: bombardea a la población