El caso Nóos, paso a paso