Crece la presión internacional contra Gadafi