Crece el pesimismo sobre la situación económica de España