Las bombas vuelven a Alepo y se paralizan las evacuaciones