El reto: un megapedido a contrarreloj