El rincón de llorar no solo sirve para llorar también para conocer a gente: ¡a Sam!