La gran pelea de Jenni y Martí en su cita sin cámaras: una primera parte muy dura