Los analistas federales dan a las autoridades el perfil del asesino que juega a ser Dios