El asesino puso una careta humana en la víctima con el rostro de otra persona