Un detalle en la autopsia lleva a Reid a pensar que el asesino tiene un trastorno mental