La agente J.J. es secuestrada por un torturador despiadado