David, el 'macho alfa' de Amalia