Ana vive “por y para el trabajo”