Fátima y Mª Paz, frente a frente