Nico Abad se marca una ranchera