Goyo recibe el peor castigo de la historia