Los colistas necesitan resurgir para evitar el descenso en el primer Sprint de Liga