La desactivación más justa de la División de Honor, la mejor jugada de la jornada