Un Eupho imparable, el mejor jugador de la primera jornada de la División de Honor