El bañador ceñido de Joaquín y su profesor de natación, dos escollos más para él