Las Salazar dejan el trabajo porque se sienten “vigiladas como en un Gran Hermano” por su jefe