El Indiana Jones de San Fernando seguirá escarbando en el pasado de la gente