La respuesta estaba delante de sus ojos