Miguel se queda a las puertas de los 3.000 euros