Willy Toledo cree “aberrante” que aún haya un delito que persiga la ofensa a sentimientos religiosos