El coche de la vicepresidenta aparca en el carril bus de Gran Vía durante 12 minutos