Condenada la abogada, el mediador pero no el sicario