La muerte de Carrillo nos deja sin una pieza clave de la transición y la democracia