Los salarios en España están creciendo menos que en países rescatados