Rajoy sufrió un ataque de lumbalgia que le obliga a retrasar su encuentro con el Rey