La prima de riesgo sigue disparada