Según El País, la financiación ilegal del PP se remonta décadas atrás