Pilar de Borbón manda callar a los periodistas