La polémica con la casa de Iglesias y Montero