La Roja gana y... ¿ahora qué?