Montoro, el pescador de grandes fortunas que se quedó con la red casi vacía