Junqueras intenta quedar libre con una apuesta por el "diálogo", una solución "negociada" y la "bilateralidad"