Intento ser Javier Ruiz por un día y acabo enganchándome a la cafeína de por vida