Lo que el ojo no vio del debate de investidura