Verónica no puede pagar la luz que mantiene con vida a su hijo dos años