Un contrato de 900.000€ que se habría disparado a nueve millones, la nueva sospecha en el Hospital de Castellón