Una decena de familias llevan un mes acampadas pidiendo su readmisión en una fábrica